La agresividad infantil

Es normal que los niños tengan algunas peleas entre ellos, algunas de las cuales se van a lo físico, pero existen casos en que el pequeño no es capaz de controlar su agresividad, generando un problema que requiere la intervención de padres, maestros y médicos.

Un niño agresivo, reacciona inmediatamente a las situaciones que le complican de forma NIÑOS-AGRESIVOS negativa, muchas veces queriendo eliminar el problema de manera física, golpeando o arrojando objetos, o incluso creando conflictos con otro pequeño, que puede resultar dañado.

Pero, cómo saber cuando la agresividad pasa de ser algo “de niños,” a un problema. Un chico agresivo tiene muchas dificultades para controlar los impulsos que le llevan a sus comportamientos inadecuados. No es capaz de pensar en la situación antes de actuar, sino que toma la violencia como único método de solucionar las cosas o enfrentarse a lo que no conoce.

El niño agresivo, puede ser perfectamente un chico que se comporta bien en casa, pero en la escuela se convierte en un buscapleitos, por lo que muchas veces los padres se enteran del problema a través de maestros, quienes a través de su experiencia sabrán si es necesario derivar al chico a un especialista.

Psicólogos y siquiatras infantiles harán el diagnostico, cuyo tratamiento va generalmente por el lado de la sicoterapia, en donde además de trabajar con el niño, se integra a toda la familia, ya que de algún lado aprendió sus conductas.

Todo el grupo familiar debe aprender a modificar sus acciones o comportamientos, ya que raramente se trata de una situación que afecta a un sólo miembro, pero en el caso de los niños, y por su inmadurez, lo sacan a través de lo físico.

En casos más complejos, puede requerirse una terapia con medicamentos, ya que puede existir un trastorno químico en el cerebro, debiendo controlarse la impulsividad de manera farmacológica.

Imagen: Cuidado Infantil

Deja un comentario