Jugar es cosa de dos

Para un bebé, el juego es sinónimo de aprendizaje. Desde recién nacidos debemos jugar e interactuar con nuestros bebés para comenzar a estimular sus sentidos: la vista, el oído, el tacto…

Para ello, el contacto es fundamental y necesario. Nada le gustará más que su madre y su padre acerquen la cara a la suya, que le soplen suavemente, que le acaricien, le canten o le hablen…Todo forma parte de un divertido juego para él o ella.

Para realizar todos estos estímulos no son necesarios prestigiosos juguetes para bebés. A ellos no les hacen falta. Sólo con las muecas y gestos de tu cara, tus manos y algún objeto siempre como un pañuelo poder hacer las delicias de nuestros bebés.

Prueba a esconderte detrás de tus manos y a aparecer después con un ‘cu-cú’. Este juego tan simple le hará partirse de risa y a su vez comenzar a descubrir tanto las manos de su padre o de su madre y las suyas propias. Otra variante es hacerlo con un pañuelo. Esto desarrollará su percepción espacial y podrá ir aprendiendo a coger objetos.

Según avance el tiempo, cantarle y hacerle muecas hará sus delicias e intentará imitar los sonidos y los gestos.

Deja un comentario