Juegos tradicionales

¿Os acordáis de cuando jugábamos a la comba? ¿O a las canicas, chapas o a las palmas? Los juegos han cambiado mucho y ya no juego tanto a esos juegos que antes jugábamos y con los cuales nos divertíamos.

Hace unas semanas, en el trabajo, probé a añadir un juego nuevo, tradicional, entre los niños. ¿Os acordáis de El patio de mi casa? Pues cogí a todos los niños y los agrupé. Menudas caras pusieron cuando me oyeron cantar, y no es que cante mal, es que para ellos era una novedad. Eso sí, les gustó muchísimo y pidieron más.

Los juegos traducionales no deberían perderse; desde policías y ladrones hasta el quema, caricatura,… Son juegos que nos sirven para enseñarles a los niños una serie de valores. Por ejemplo, para presentar a los niños en las guarderías podemos utilizar un juego tradicional como es el Chuchurumbel donde, al final de la canción, decimos el nombre de un niño para que se vuelva de culo; o, para fomentar la creatividad, podemos usar el juego de Caricatura que, además, ayuda al niño con la expresión motora porque, al mismo tiempo que canta tiene que jugar con las manos y pensar palabras sobre el tema en el que están jugando (nombres de animales, nombres de personas,…).

Además, creo que todos compartiremos la misma opinión de que, al jugar con nuestros hijos a juegos que antes jugábamos nosotros, nos hace sentir el niño/a que tenemos dentro y recordar buenos tiempos que ahora compartimos con los nuestros.

 

Deja un comentario