Juego y aprendizaje van de la mano

 imag0047.JPG
 
 
Jugar es mucho más que entretenerse. Los papás de hoy están atentos a comprar juguetes que además de divertir a los más pequeños, acompañen las distintas etapas evolutivas del crecimiento. El rubro del mundo de los juguetes ofrece un sinnúmero de opciones que tientan a los padres para estimular todos los sentidos de sus niños.
 
 Para los más chiquitos podemos elegir juguetes blandos, de colores contrastantes y con sonidos suaves que captan la atención de los pequeños.
 
 Ya, a partir de los cuatro meses, explorar texturas es un entretenimiento en sí mismo. Por eso una opción fácil de conseguir, son los libros para bebés, que tienen en sus páginas, dibujos con relieves en peluche, espejos, ventanas de tela, teclas con sonido y aromas diferentes. Los fabricantes cambiaron la materia prima reemplazando el papel por telas, vinilo o cartón. De esta manera se evitan intoxicaciones con tinta y ahogos por ingesta de trozos de papel.
 
Entre los 3 y 5 años, la impronta es desarrollar el área del lenguaje. En esta área, la oferta es inagotable y se renueva constantemente. Desde títeres hasta juegos didácticos de lotería de palabras, números y juegos donde el niño pueda sentirse dueño de la transformación como los juegos de magia o de libros con laminas interactivas de cómo viven las hormigas.
 
 

Deja un comentario