Juega con tus hijos e hijas

A pesar del paso del tiempo y de la evolución de los hábitos familiares, de generación en generación vemos costumbres o rituales que se repiten. Uno de ellos son los juegos y cancines populares que van pasando de padres y madres a hijos e hijas.

Un claro ejemplo de ellos es el juego del ‘Veo-veo’. ¿Quién no ha jugado alguna vez? Durante un largo viaje, yendo de paseo, en casa cuando estábamos enfermos…

El juego es muy sencillo y estimula la atención y el vocabulario de los más pequeños y pequeñas. Para jugar, claro está, el niño o la niña tiene que hablar y tener un dominio mínimo de las palabras y las letras.

En un principio, uno de los participantes pregunta y el otro intenta acertar y luego las tornas cambian. Sería así, con la cancioncilla incluida:

P:Veo veo
A: ¿Qué ves?
P: Una cosita
A: ¿Y que cosita es?
P: Empieza… por la (letra del abecedario a escoger) que será que será que será…

Los que todavía no sean demasiado jóvenes, recordaran la versión cantada que hizo Teresa Rabal. Yo no puedo dejar de escucharla sin un cierto resquicio de melancolía…

Deja un comentario