Jamón ibérico: Saludables beneficios para los más pequeños

Vitaminas, minerales y proteínas. Tres nutrientes de peso, esenciales en una dieta sana y equilibrada para favorecer el crecimiento y desarrollo, avalan al jamón ibérico como un excelente aliado de la salud y, ello también incluye a los más pequeños. El jamón ibérico, uno de los productos que definen a nuestra gastronomía, es un alimento nutritivo y saludable, ideal para sumar nutrientes a la alimentación de los niños con la seguridad de que les estamos dando lo mejor. Un alimento que por su sabor, textura y aroma también contará con el beneplácito de los paladares de los más pequeños.

Es uno de los productos que distingue a nuestra gastronomía y está reconocido como parte de la dieta mediterránea, el perfil dietético más equilibrado. El jamón ibérico es un alimento al que le avalan numerosas propiedades y beneficios para la salud. Incluirlo en nuestra dieta es un acierto, y especialmente en la dieta de los más pequeños. El jamón es rico en proteínas, una ración de 30 gramos aporta más del 30% de las necesidades diarias de uno de los nutrientes esenciales para un desarrollo y crecimiento saludables. Las proteínas son además fundamentales para la renovación de los tejidos. Pero hay más motivos para hacer del jamón ibérico un buen aliado de una alimentación sana, variada y equilibrada. El jamón es un fuente extraordinaria de ácidos grasos oleicos –grasas insaturadas que favorecen el colesterol bueno y reducen los niveles del colesterol malo-, y de hierro, fósforo, calcio o zinc, además de vitaminas (B y E, vitaminas esenciales para el corazón). Junto a las vitaminas, el ácido fólico, imprescindibles ambos para el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso.

A todos estos beneficios saludables, el jamón ibérico también puede sumar el de contener pocas calorías. Contrariamente a lo que se puede pensar, una ración de cien gramos no llega a las 200 kilocalorías; es decir, su consumo moderado no suma calorías ni descompensa ninguna dieta. Hay que recordar que llevar una dieta equilibrada debe ser sinónimo de un consumo de calorías adaptado a las necesidades energéticas. En otras palabras, comer en exceso, y sobre todo comer de manera poco saludable, es un factor de riesgo de obesidad, un problema que también aparece, y cada vez con más frecuencia, en la edad infantil. El jamón ibérico, por tanto, es altamente nutritivo y saludable.

Un último apunte sobre los beneficios que nos reporta incluir en la dieta el jamón ibérico. Por su contenido en calcio y en hierro, ayuda a prevenir las anemias, un déficit o carencia nutricional que puede interferir en el desarrollo infantil.
Para que el jamón ibérico conserve todas sus propiedades lo más aconsejable es conservarlo en un lugar seco y fresco, y servirlo a temperatura ambiente.

Deja un comentario