Introducir alimentos sólidos

Es deseable que los bebés aprendan en el momento adecuado a utilizar la cuchara, el vaso, el tenedor… para que no adquieran malos hábitos (comerlo todo triturado, tomar biberones a edad inadecuada, comer por sí solos…).

Los bebés son capaces de beber en vaso desde que nacen. Pero hace falta mucha paciencia. Hacia los 5 – 6 meses aprenden con facilidad a beber en taza o vaso y a comer con cuchara.

Hacia los 6-8 meses el bebé muestra interés por la comida de los adultos, coge trozos y se los lleva a la boca. Es la señal de que ya puede tomar sólidos.

Aunque no tenga dientes puede coger un trozo de pan, una galleta, un cuarto de pera y chuparlo y roerlo con las encías cuando ya está blando.

Si el bebé lo toma todo siempre triturado y no se le permite experimentar sabores y texturas, le costará más pasar a la dieta de niño mayor.

A partir del año, es deseable que el bebé coma a la mesa con los demás miembros de la familia y vaya probando la comida de adultos.

A esa edad debemos permitirle usar la cuchara por sí solo. Al principio se la acerca a la boca correctamente pero, al final del trayecto hace un giro involuntario con la mano y vierte el contenido. Con unos pocos ensayos dominará la técnica y disfrutará comiendo solo.

Deja un comentario