Intolerancia y alergias alimenticias

Las alergias alimentarias, reacciones alérgicas clásicas se conocen desde hace mucho tiempo, sin embargo las llamadas intolerancias alimentarias, que en sentido estricto se tendrían que llamar también alergias alimentarias, son menos conocidas y al ser sus manifestaciones más tardías y menos evidentes que las alergias, no se diagnostican o se confunden con otras patologías, o simplemente no se tienen en cuenta, se convive con ellas y con todas sus consecuencias patológicas.

La intolerancia alimenticia, se conoce como una respuesta anómala por parte de algunas personas frente a la ingesta de determinados alimentos o aditivos. Cuando esto sucede en un organismo, se forman anticuerpos de tipo IgG (inmunoglobulinas G) específicos frente a determinadas proteínas alimenticias, como respuesta inmunológica.

No representa una reacción alérgica (en cuyo proceso se forman inmunoglobulinas tipo IgE), sino más bien, una sensibilización inmunológica que da lugar a la formación de estos anticuerpos. En la primera fase se forman anticuerpos de tipo IgA, pero después de estímulos sucesivos se forman los de tipo IgG.

Estas situaciones al repetirse, es decir ante la nueva ingesta a este tipo de alimentos intolerantes, pueden dar lugar a trastornos gastrointestinales (diarrea, constipación, hinchazón, síndrome de colon irritable), dermatológicos (picores, rases, acné, psoriasis) neurológicos (vértigos, mareos, cefaleas, migrañas), respiratorios (asmáticos, dificultad para respirar, rinitis crónica), artríticos, fribromiálgias, inflamaciones articulares y de sobrepeso.

This entry was posted in General.

Deja un comentario