Infección de orina

Las infecciones urinarias son, después de las respiratorias, las enfermedades más frecuentes en la población española.

Se trata de un trastorno que afecta más a las mujeres que a los hombres. Según estudios elaborados por especialistas en urología, ginecología y medicina general, una de cada tres mujeres sufrirá, como mínimo, una infección urinaria a lo largo de su vida.

Esta enfermedad tiene una incidencia mayor durante el embarazo. Se considera que, en este período, las mujeres tienen el doble de posibilidades de padecer una infección de orina. Ante esta circunstancia, es necesario prestar una atención especial a este tipo de patología, sobre todo por los posibles problemas que puede ocasionar, no sólo a la futura mamá, sino también al bebé.

Este tipo de patología se puede clasificar, desde un punto de vista clínico, en dos categorías: las infecciones de las vías bajas, de las cuales, la más frecuente es la cistitis, que consiste en la inflamación de la vejiga; y las infecciones de las vías altas, que afectan al riñón, y que reciben el nombre científico de pielonefritis.

El tratamiento adecuado para este tipo de patología consiste en el uso de antibióticos, normalmente durante un período de siete días. En el caso de pacientes que sufran infecciones recurrentes, es posible que el especialista decida aplicar un tratamiento continuado, que puede llegar a prolongarse incluso hasta el momento de dar a luz. Nunca inicies un tratamiento sin consultar a un experto, ya que la automedicación podría crear resistencias bacterianas y complicar la infección, siendo, así, mucho más difícil de curar.

Deja un comentario