Ideas divertidas para reciclar

A los niños y niñas les encanta hacer manualidades. De hecho, en el colegio, los y las más pequeñas se pasan horas y horas pintando, pegando, amasando…

En casa podemos realizar sencillas actividades con elementos cotidianos que despertarán su interés y les ayudarán a desarrollar habilidades como la coordinación o los sentidos.

Por ejemplo, cuando están aprendiendo a gatear es importante que tengan un buen estímulo. Para ello, podemos coger una lata vacía de la leche del biberón y decorarla con fotos del bebé, con telas de colores y lazos. Cuanto más colorín tenga, más llamará su atención. Dentro le meteremos cualquier cosa que haga ruido y la haremos rodar por el suelo. A los niños y niñas les gustará tanto que harán el esfuerzo, una y otra vez, de ir a cogerlo.

Otra idea para utilizar objetos obsoletos o que no funcionen es coger un despertador que ya no funciona y convertirlo en un divertido portafotos. Para ello lo abriremos y eliminaremos la parte de las agujas. Una vez hecho esto, tan solo deberemos pegar la foto que queramos dentro de la esfera y volver a cerrarlo. Ya veréis que bonito queda.

Por último, una idea para aprovechar los papales de regalo. Tras un cumpleaños y de Navidad tendremos un montón de papeles con motivos infantiles. Podemos aprovecharlos para recortar las figuras que más nos gusten y aprovecharlas para decorar cuadernos, álbumes…

Deja un comentario