Ictericia en el recién nacido

 

ictericia

 

Si bien es uno de los trastornos más frecuentes en los recién nacidos y raramente se convierte en un real problema de salud, las madres se preocupan cuando ven que la piel de su hijo adquiere un leve color amarillo. A esto se le denomina ictericia y es causada por el exceso de bilirrubina en la primera semana tras el nacimiento y que los inmaduros hígados de los bebés no pueden absorber. Generalmente desaparece alrededor de décimo día de vida.

Si bien la ictericia en recién nacidos sanos suele ser totalmente normal y no representa riesgo alguno para su salud futura, siempre debe ser evaluada por un médico. A veces se presenta luego de que el niño y la madre han sido dados de alta del hospital. Si los padres detectan una coloración amarillenta en la piel de su hijo deben consultar al pediatra de inmediato. El médico podrá comprobar si se trata de un caso normal o si ha de requerir de mayores cuidados a través de una simple muestra de sangre (lo sé, todas odiamos ver una aguja cerca de nuestro bebé).

En caso de requerirse algún tipo de tratamiento lo usual es comenzar con un tratamiento a través de luz ultravioleta, no sé preocupen, no es dañina para la piel del bebé. En casos de extrema gravedad puede requerirse una transferencia sanguínea para eliminar el exceso de bilirrubina, pero son casos muy aislados.

Así que si notas síntomas de ictericia en tu hijo no debes alarmarte de sobremanera, aunque tampoco pasarlo por alto. Total prevenir siempre es mejor que lamentar y no hay nada más cierto cuando se trata de la salud, especialmente en bebés pequeños.

Deja un comentario