Horarios

Los niños que suelen ir a la guardería mantienen de lunes a viernes un horario tanto en comida como a la hora de dormir, horario que los padres, en los días que no van a la guardería, como los fines de semana, o los días de fiesta, sería conveniente que mantuvieran ya que es en beneficio del propio niño.

 
Por ejemplo, en las guarderías se les suele dar de desayunar a partir de las 9.20-9.30 de la mañana, y justo después de esa hora se les permite jugar un rato, tampoco mucho pero unos tres cuartos de hora si. Después, y para aquellos niños que estén cansados, pueden acostarse en las colchonetas, durante 30-45 minutos que es lo máximo que les dejan dormir por el día debido a que por la tarde hacen una siesta más larga y, por tanto, no dormirían si la siesta la hiciera durante la mañana.
 
Después de la siesta suele dejárseles jugar o hacer alguna actividad mientras llega la comida, que suele servirse a las 12.30- 13.00 del mediodía y que les suele llevar un tiempo en hacerlo, ya que la mayoría de las maestras, para los niños de un año en adelante, suelen enseñarles a comer solos sentados en una mesa y cogiendo sus propios cubiertos.
 
A las 14.30 están todos los niños acostados hasta las 16.00 hora en la que se les da algo de merendar (a veces un yogurt, a veces un poco de fruta batida) y se les prepara para irse a sus casas.
 
Sin embargo, cuando el horario no es respetado (al menos no darle de comer, a un niño que de lunes a viernes come a las 12.30, a las 15.00 de la tarde) el niño mismo lo nota y se vuelve más ruidoso, más penoso. A las 15.00 de la tarde está que se cae de sueño y quiere, pero no quiere hacer nada.
 
En la medida de lo posible, no les variemos demasiado el horario y procuremos seguir la misma rutina que el niño lleva ya que con ello conseguiremos más tranquilidad al ver su casa como un sitio donde también puede mantener un horario en las cosas que cotidianamente va realizando. Eso no quita que no juguemos más o nos divirtamos más con él, pero tengamos en cuenta el horario de la guardería.

Deja un comentario