Horarios y rutina

Aunque parezca que aun son muy pequeños, es importante que desde bebés impongamos una serie de horarios y rutinas en sus vidas.

Desde temprana edad hay que ir enseñándoles que existen unos horarios y pautas en el día a día. Ellos de a poco entenderán, por ejemplo, que después de un baño viene una comida y después de esa comida hay que dormir.

La tarea de la rutina es un trabajo diario y lleva su tiempo. A medida que los niños van creciendo se hace más compleja, ellos querrán hacer otras cosas como jugar todo el tiempo sin parar ni siquiera para comer. Por eso, es necesario establecer las reglas desde bebés, y les aseguro que aunque a veces estamos enojados y cansados por tener que insistir, los logros se ven con el tiempo.

Si comenzamos desde muy pequeños, ya a la edad de 3 o 4 años tienen sus rutinas incorporadas y no costará tanto meterlos en el baño o en la cama a la noche.

Si no hemos hecho esto desde niños y queremos incorporarlas más tarde, desde luego que llevará más trabajo pero no es imposible. Todo depende de nuestra fuerza y persistencia en este trabajo. Hay que estar firmes y convencidos de que esto es lo mejor para ellos y para nosotros.

Claro está que a veces esta rutina se ve interrumpida por alguna salida o fiesta o algún acontecimiento que se nos presente, esto no tiene mayor importancia, son días aislados, y seguramente seremos más flexibles estos días, no pasa nada.

Deja un comentario