Higiene de los ojos de los bebés

En ocasiones los bebés son muy propensos a coger algunas infecciones en los ojos que hacen que no puedan ir a la guardería y tengan que quedarse en casa (porque este tipo de "enfermedades" son muy contagiosas y las propias maestras de las guarderías pueden no admitir a un bebé por ese motivo).

En esas ocasiones, si llevamos al bebé al pediatra, nos puede mandar algunas gotas para echarle en los ojos, o bien lavárselos con suero, pero claro, el bebé es pequeño y puede resultar difícil suministrarle la medicación porque, como cualquier otro, huye de aquello que no conoce.

Desde DeMamás queremos ofreceros algunas pautas para ayudaros a que el tratamiento que os han mandado no sea una tortura:

  • Lo primero que haremos será suministrar las gotas cuando veamos que el bebé está más tranquilo. Es bueno tener en cuenta que el bebé debe estar relajado para que no se altere demasiado. Puede ser después de despertarse, después del baño, cuando se está quedando dormido, o incluso cuando está dormido.
  •  Una vez sabemos cuándo es el mejor momento debemos hablar con el bebé y enseñarle lo que vamos a hacer. Si, ya sé que no nos entenderá la mitad de las cosas, pero hay que mostrarse tranquilo y hacerle ver que lo que vamos a hacer es algo normal.
  • Una de las formas en que el niño o niña puede perder el miedo es mediante la imitación. Es decir, si la mamá o el papá juegan a que se echan las gotas y no les pasa nada, si consiguen que el bebé quiera participar, entonces no habrá problemas para la medicación.

Deja un comentario