Hacer ejercicio con el bebe ‘a cuestas’

Sin duda, una vez que tenemos al bebé con nosotros, y con toda la atención que merece, es difícil encontrar un hueco para nosotras y poder hacer ciertas cosas, como realizar algo de ejercicio diario.

Por eso, ahí van algunas ideas que podemos tener en cuenta para sentirnos mejor y para recuperar la figura que teníamos antes del embarazo.

La primera idea es utilizar una mochila frontal. Con ella puedes salir de casa casi inmediatamente después del parto llevando al bebé en la mochila. Te permitirá llevarle acurrucado, muy cerquita de tu pecho y calmarle cuando se sienta molesto. Por otro lado, tú podrás caminar al ritmo que desees y durante el tiempo que quieras. Durante los primeros meses, pon al bebé mirando hacia ti y cuando su cuello pueda sujetar la cabeza, ponle mirando al mundo.

mochila-bebe2

Existen también cochecitos de paseo diseñados para corredores o para padres y madres que caminan a modo de ejercicio. Sus ruedas extra grandes hacen que sean excepcionalmente fáciles de empujar y que el paseo le resulte al bebé cómodo y suave. Eso si, están indicadas para bebés de más de 6 meses porque los asientos no se reclinan.

Por último, proponemos las mochilas a la espalda. Son ideales si te gusta hacer largas caminatas, ya que el peso del bebé recae sobre la espalda. A él o ella le encantará sentirse a la altura de las personas adultas mientras mira todo lo que le rodea. Al igual que los cochecitos, no son indicadas para bebés menores de 6 meses.

Deja un comentario