Grooming; El nuevo abuso sexual infantil en Internet

grooming

El otro día leyendo un reportaje acerca de pre adolescente e Internet me encontré con una práctica creciente que me dejo aterrorizada; Se llama Grooming y es una nueva forma de acoso psicológico y sexual a los menores a través de la red.

Los abusadores, en su mayoría mayores de edad, se hacen pasar por niños, creando personalidades varias y direcciones de correo electrónico. Una vez que van ganando la confianza de sus víctimas, utilizan diversas técnicas para obtener datos vergonzosa sobre el chico o chica, muchas veces iniciando un ciber-noviazgo, en el que se le pide al menor que envíe que puede contener fotos eróticas de sí mismo.

Ahora el pedófilo se encuentra en poder de su víctima y le ira pidiendo cada vez más cosas, desnudos fotográficos o por cámara web. Si los chicos se niegan se procede al chantaje con el material que ya se posee. Incluso le señalan que conocen el lugar donde vive y el colegio al que va, anunciando que el abuso podría hacerse real.

Los niños caen en un espiral de ansiedad y depresión que se puede presentar por un miedo profundo y regresión a conductas a de la primera infancia, como la falta de control de esfínter, vómitos reiterados, hacerse daños físicos a si mismo (cortes), entre otras cosas. Los psicólogos describen que las consecuencias que sufre un niño abusado por Internet pueden llegar a ser igual de graves que las de un abuso físico real.

Es importante que nuestro hijo se sienta lo suficientemente confiado para contarnos que le pasa sin sentirse avergonzado. En caso de que sospechemos de algo, puede ser bueno revisar la computadora en busca de un historial de conversaciones en el mensajero instantáneo y fotos.

Como en el caso de cualquier abuso el chico no debe sentirse culpable, sino que explicársele que se abusó de su inocencia. Hay que realizar la denuncia a la policía pertinente, los que a través de herramientas especiales revisaran el disco duro de la computadora pudiendo en muchas ocasiones dar con el agresor.

El niño va a necesitar tiempo y tratamiento. Pero podemos evitar todo esto educándoles desde temprana edad acerca del peligro de los amigos cibernéticos y supervisando la navegación del niño. No necesariamente tenemos que estar encima, pero no es sano que un pre adolescente o niño, tengo acceso a Internet desde su cuarto o en un lugar cerrado, ya que su capacidad de discernimiento no está desarrollada.

Deja un comentario