Golpes en la cabeza

Los golpes en la cabeza son frecuentes entre niños que practican deportes de equipo. El problema es que, tras el aturdimiento inicial vuelven a salir al campo, apretando los dientes. Incluso, un solo golpe puede producir daños cerebrales graves y hasta la muerte del niño. Cuanto menor es la edad, más peligrosos son los golpes.

www.clubparenting.com

Especialistas en neurología infantil han desarrollado un sistema que puede servir de guía para saber cuándo un niño que ha recibido un golpe en la cabeza puede volver a la competición. Según dicho sistema, los golpes pueden ser de tres grados:

n los golpes de grado 1, el niño no pierde el conocimiento, pero puede experimentar dolor de cabeza, mareos, pitidos en los oídos, confusión y visión borrosa. Aunque en estos golpes los síntomas suelen resolverse en 15 minutos, el niño debe abandonar el juego y, a lo largo de los 45 minutos siguientes, ser observado detenidamente cada cinco minutos. En caso de que los síntomas remitan pronto, puede volver a la competición.

En los golpes de grado 2, sigue sin haber pérdida de consciencia, pero el resto de síntomas persisten durante más de 15 minutos. En este caso, el niño debe ser examinado sin demora por un médico. Si sigue sin síntomas al cabo de una semana, puede volver a jugar.

En los golpes de grado 3, el jugador pierde la consciencia. Ese niño debe ser trasladado rápidamente a un servicio de urgencias. La vuelta al campo dependerá del tiempo que haya permanecido inconsciente y de cuánto tardaron en desaparecer el resto de los síntomas.

Deja un comentario