Golpes en la cabeza

Ya sea por su, todavía, mala proporción cabeza-cuerpo o por su torpeza al moverse, es cierto que casi todos los niños y niñas suelen ‘aterrizar’ con la cabeza cuando se caen. En la mayoría se los casos no tiene mayor importancia y todo queda en un chichón o moratón. Pero, por si acaso, siempre debemos estar atentos y atentas por precaución.

chichon1

La reacción de nuestros hijos e hijas será el mejor indicador de la gravedad del asunto. Si rompe a llorar suele tratarse de un golpe sin importancia. Sin embargo, si se levantan mareados o su comportamiento es extraño deberemos prestar atención especial.

Además, si sangran por la cabeza, deberemos comprimir la herida con firmeza una gasa o pañuelo limpio. Si vomita, deberemos rotar hacia un lado la cabeza, cuello y cuerpo en un solo movimiento. En el caso extremo de que no respire, deberemos iniciar una respiración artificial y llamar inmediatamente a los servicios de emergencia. Un examen completo sería lo más apropiado para comprobar el alcance de la caída.

Cuando se trata de un traumatismo leve, un poco de hielo o de frío puede aliviar la zona contusionada. En cualquier caso, si durante las 24 horas siguientes al incidente observamos algo anómalo, deberemos acudir al médico.

Deja un comentario