Generalidades de la fiebre

La fiebre es algo que a todos los padres les preocupa mucho, más aún si, a pesar de la medicación, la fiebre no baja y el bebé está más raro en su comportamiento de lo normal. Un niño tiene fiebre cuando se aumenta la temperatura corporal por encima de los 38ºC aunque puede variar dependiendo de la temperatura normal del niño o niña.

Las manifestaciones normales cuando se tiene fiebre son:
 
-          Escalofríos y tiritonas.
 
-          Es normal en los niños que las manos y pies estén frios y el resto del cuerpo caliente. Incluso pueden tener la piel muy roja (como si se hubieran rozado con algo).
 
-          Aumenta la respiración y se suda más.
  

Ahora bien, cuando un niño tiene fiebre convendría realizar algunos puntos para favorecer su recuperación como son:

 – Ponerle ropa ligera, (preferiblemente de algodón).
 
-Darle agua u otros líquidos (zumos de frutas, leche) con cierta frecuencia.
 
-No obligarle a comer si no tiene apetito, o darle comidas ligeras.
 
-Bañarle como de costumbre una vez al día. El baño con agua tibia (25°C) puede emplearse como medio complementario para disminuir la fiebre.
  
En base a estos consejos, lo que nunca debemos hacer es abrigarlo mucho, o ponerle más ropa de la normal en la cama. Tampoco dejarle de bañar porque entonces eso lo único que conseguirá es que se pueda enfermar y, sobretodo, no obligarle a comer, ya comerá cuando tenga hambre, al igual que nosotros cuando nos ponemos malos y no tenemos ganas de nada, lo mismo les ocurre a los niños.
 
También debemos tener en cuenta que si la fiebre es constante o sube demasiado lo mejor es llevarlo a un médico.

Deja un comentario