Gatear VS andar

Hay niños y niñas muy precoces que empiezan a gatear a partir de los siete meses. En cambio, hay otros que no gatean nunca, o lo hace una vez que han aprendido a andar.

No pasa nada, cada bebé tiene su ritmo para todo. Para andar, para hablar, y para todas las habilidades que irá desarrollando a lo largo de su vida.

El gateo es el comienzo de su independencia porque el bebé podrá desplazarse por sí mismo para conseguir lo que desee, para jugar, para ir donde su madre o su padre…También es cierto que ahí comienza una ardua tarea por parte del padre y de la madre, ya que tendrán que estar mucho más pendiente de él o ella.

Si tu bebé no gatea, no te preocupes. Aunque está demostrado que gatear es muy bueno para ellos porque desarrolla la coordinación, el equilibrio y fortalece todas sus extremidades, nada indica que el bebé que no gatea vaya a tener algún problema en el futuro. Los bebes adoptan otras muchas maneras de desplazarse: sentados, con las piernas dobladas para desplazar el culito, a lo ‘croqueta’…Lo importante es que se desplacen por si mismos.

bebe_gatas

Eso sí, un bebé no va a aprender por sí solo. Será el padre y la madre quienes deberán estimularle. Para ello conviene dejarles tumbados boca abajo o sentados y enseñarles en la distancia algún objeto que deseen alcanzar. También conviene dejar a lo largo del trayecto, otros objetos para que aprendan a esquivarlos.

Deja un comentario