Fuera tristeza y preocupaciones

Según avanza la gestación, es muy frecuente que a la madre, y al padre también, le entren dudas y temores sobre diferentes aspectos. En primer lugar las mujeres nos sentimos responsables de la salud de nuestros bebés (y realmente durante el embarazo lo somos) aunque en algunas ocasiones nuestros miedos son exagerados.

Otro miedo surge al pensar si seremos buenas madres y buenos padres y si sabremos cuidar al bebé como se merece.

Todas estas dudas son normales y muy habituales, sobre todo en futuras mamás y papás primerizos.

Pero hay que tener en cuenta que el estrés o los miedos pueden afectar a nuestro bebé, por lo que el embarazo debería ser una etapa feliz y relajada. Para ello, debemos aprender a tomarnos las cosas con calma y dejar que la familia y los amigos nos ayuden.

También es muy importante comunicarnos con nuestra pareja y expresar y compartir nuestras dudas y nuestros miedos. Es muy positivo sentirnos muy cerca de nuestra pareja, sentir que está ahí viviendo todo el proceso con nosotras.

pareja%20embarazada

 

Debemos controlar el estrés para no dejar que la frustración nos invada. Es muy positivo hacer una dieta sana, hacer algo de ejercicio y descansar bien. Tanto el cuerpo como la mente lo agradecerá, y a la larga nuestro bebé también.

Deja un comentario