Fútbol: Pasión para familias

Antes el fútbol era considerado cosa de hombres y aquella niña que jugara al balón con los varones se etiquetaba como marimacho. Por suerte las cosas ahora han cambiado y las chicas juegan de igual a igual con los otros chicos y entre ellas en los recreos del colegio e ir al estadio el fin de semana en familia puede convertirse en punto de encuentro para todos los integrantes de ella.

Desde pequeños a la mayoría se nos inculcó el amor por un equipo, al que seguíamos domingo a domingo sin importar si ganaba o perdía. Era una tradición familiar, una manera en que abuelo, padres e hijos compartían un gusto común, el que muchas veces dominaba la mesa familiar.

pelota_de_futbol Hoy el fútbol ya no es una actividad sólo para los hombres y pequeños hombrecitos de la familia. Las niñas se integran a su padre y madre no sólo alentando a un equipo en común, sino que construyendo lazos y aprendiendo valores basados en comprender el trabajo en equipo, la necesidad de trabajar unos con otros y lo erróneo de la violencia.

Los padres pueden aprovechar lo que ocurre en la cancha para discutir con sus hijos acerca de lo correcto e incorrecto de muchas acciones, las que en caso de ser parte de un mal comportamiento reciben una sanción como en muchas de las situaciones que los pequeños enfrentaran en todos los aspectos de su vida.

Muchos estadios tienen hoy tribunas especiales para que las familias asistan a los partidos en pleno, disfrutando de una pasión común que servirá como razón de unión y conversación entre padres e hijos desde la infancia hasta la edad adulta.

Imagen: Para Leer en Familia

Deja un comentario