Fracturas en los niños

 

Los niños son bastante propensos a los accidentes. Jugando muchas veces no se mide el peligro. Quién su infancia no se cayó de la bicicleta, tropezó corriendo, o se fue al piso desde un árbol. Son pocos los que salvan de la infancia invicta.

Las fracturas son una lesión común en los niños, ya que sus huesos son más blandos que los de los adultos, y las lesiones que ellos presentan son también diferentes a los que ya tienen sus huesos completamente formados.

En los chicos suele presentarse un tipo de fractura conocida como “Fractura de Tallo Verde” o incompletas. Éstas no implican una rotura total del hueso, sino que una especie de fisura incompleta, en la que el hueso no se separa completamente.

Las fracturas cerradas o simples, si se produce una rotura del hueso, pero éste no rompe la piel, y puede ser reubicado en su lugar por parte del traumatólogo sin intervención mayor.

En las fracturas expuestas la cosa es diferente. El hueso se rompe por completo y penetra la piel produciendo heridas e incluso traspasándola. El tratamiento suele ser quirúrgico.

En los dos primeros casos, sólo suele requerirse de un yeso o escayola, y varias semanas de reposo y actividad física baja. También se utilizan medicamentos desinflamatorios y analgésicos.

Cómo reconocer una fractura

  • Fuerte dolor en la zona
  • La zona lesionada tiene una temperatura elevada y se hincha. Presenta un color morado.
  • Dificultad de movimiento en el lugar de la lesión.
  • Deformidad
  • Perdida de sensación

De inmediato debemos inmovilizar la zona de la lesión con una tablilla y transportar al herido a un centro de emergencias donde el médico, a través de rayos X, hará el diagnostico final, y decidirá el curso de tratamiento.

Deja un comentario