Fortalece la relación entre hermanos

Cuando descubriste que estabas embarazada otra vez probablemente pensarías en los beneficios que puede traer un hermanito a tu primogénito y no en la rivalidad que puede provocar.

Deja que tus hijos se cuiden entre sí

Por muy raro que suene, la geometría es una herramienta muy útil para establecer la base de una relación armoniosa. Tendemos a pensar que la familia es una especie de triángulo con los padres en la cúspide, dirigiendo a los niños.

Respeta la individualidad de cada hermano

A veces es tentador decirles a tus hijos que los quieres por igual, pero la realidad es que ellos no quieren oír eso. Ellos quieren saber que los quieres de forma especial, no por igual.

Dale al primogénito la atención que merece

El recién nacido puede acaparar toda la atención pero trata de dedicar parte del tiempo a estar a solas con el mayor, aunque sea unos minutos al acostarlo o, simplemente, escuchándolo de verdad cuando te habla.

Acepta el conflicto, no lo reprimas

Hagas lo que hagas, el conflicto entre hermanos es un elemento inevitable de la vida familiar. Esperar que tus hijos se quieran y se apoyen el uno al otro siempre, genera expectativas poco realistas, tanto en ti como en ellos.

Escucha sus quejas y reconoce lo que les preocupa

Los expertos dicen que el consejo más importante es escuchar las quejas contra los hermanos y no desecharlas sin más. Lo mejor que puedes hacer es escuchar a cada hijo con respeto y luego animarlos a que se escuchen entre sí.

Imagen: http://edukame.com

Deja un comentario