Fobias en la infancia

Una fobia es el temor intenso ante una situación determinada que no desaparece con el tiempo y es repetitivo ante cosas similares.

El niño con fobias presenta ataques de terror ante ciertos eventos, lugares, condiciones, animales, etc. El pequeño puede presentar ataques de pánico, magnificando todo lo terrible que puede sucederle en el caso de encontrarse ante el objeto de su miedo. Quizá para muchos padres el motivo del temor de nuestro hijo no tenga sentido, pero para el niño es una verdadera pesadilla.

Las fobias son muy variadas. Las más comunes son las sociales (Multitudes, adultos, autoridades, el contacto con otros niños, etc.) Existen las fobias a los lugares. La agorafobia, es el miedo a los espacios abiertos, mientras que la claustrofobia es el temor a los espacios cerrados. Estos niños se aterrorizaran con el sólo hecho de salir de casa, o entrar en un espacio pequeño como sería un ascensor, respectivamente.

Otra fobia muy común es la aracnofia, o fobia a las arañas. Los adultos somos culpables de esa fobia en la mayoría de los casos al asustar a los niños con ellas, o con historias terroríficas.

Muchos chicos patalean y hacen todo lo posible para no bañarse. Se puede tratar de una fobia más que de un capricho. Es conocida como ablutofobia.

La fobia de por si es un trastorno ansioso, y si bien no se conoce la causa científica de su origen, el terapeuta puede trabajar con el niño para llegar al fondo de su temor y comprender la verdadera causa. Puede tratarse de un trauma causada en situación específica, hasta una respuesta a un periodo estresante y complicado en la vida del pequeño.

Debemos saber que el tratamiento de una fobia es médico, y debe ser dejado en las manos de un profesional adecuado.

Deja un comentario