Exceso de cera en los oídos

Si bien tal vez pienses que la cera de los oídos es un poco desagradable, en realidad, es muy importante para mantener el oído limpio y sano. Las glándulas ceruminosas de los oídos segregan cera para atrapar suciedad, polvo y otras partículas que podrían dañar el tímpano en caso de que penetraran hasta la parte interna del oído.

Por lo general, la cera se acumula y después se seca y se dirige hacia el oído externo, donde desaparece con el lavado. Durante este proceso, la cera atrapa las partículas extrañas y las lleva consigo durante su recorrido. A veces, sin embargo, se acumula tan rápido que el cuerpo no llega a expulsarla y es ahí cuando la acumulación de cera puede volverse un problema.

www.entrebebes.com

Cuando el conducto auditivo de un niño está tapado con cera, su audición disminuye. También puede causar dolor de oído.

A veces es difícil diferenciarla la acumulación de cera de una infección de oído, ya que posiblemente un niño con acumulación de cera en los oídos se frote las orejas o intente introducirse los dedos, al igual que si tuviera otitis. Sin embargo, la acumulación de cera no da fiebre ni problemas para dormir, que sí están asociados a una infección de oído.

Si tu hijo tiene una gran cantidad de cera acumulada, seguramente podrás verla mirando dentro de su oído. También puede que observes una secreción amarillenta o color café. Por otro lado, la supuración propia de una infección de oído podría consistir en pus de aspecto claro y lechoso o sanguinolento. Si estás preocupada, pide hora con el médico para que pueda examinar más detenidamente los oídos de tu pequeño.

Deja un comentario