Evitar granitos y sarpullidos

Aunque no es exclusiva de los meses de verano, las altas temperaturas y la humedad de esta época favorecen la aparición de granos o sarpullidos. La sudamina o miliaria afecta, especialmente, a recién nacidos y menores de un año.

Se produce por la imposibilidad de eliminar sudor a través de la piel, algo que ocurre cuando los orificios de salida de la glándula sudorípara se obstruyen. En los bebés esta obstrucción es más común, sobre todo en niños y niñas atópicos o con piel más seca. Las zonas más afectadas por la sudamina son aquellas en las que existe más sudoración: los pliegues del cuello, de las axilas, la zona del pañal, o las partes que hayan estado ocluidas –la espalda, por ejemplo, si ha estado un rato tumbado boca arriba.

Mantener la piel fresca y seca, esta es la mejor terapia para prevenir y solucionar la sudamina. Por eso, no le abrigues en exceso y vístele con ropa ligera de algodón o tejidos naturales, que no le quede muy ajustada.

www.nabar.org

Debemos cambiarle el pañal con frecuencia y báñale a diario, no más de 5-10 minutos, con agua tibia y jabón neutro.

Por último, le aplicaremos loción calmante ligera o a base de talco líquido. Las cremas excesivamente densas resultan contraproducentes ya que taponan los poros de la piel, y aumentan la retención de sudor.

Deja un comentario