Evita las tomas nocturnas

Si no lo has hecho todavía, es una buena idea tratar de dejar de darle las tomas de la noche a tu bebé. Entre los 3 y los 6 meses, casi todos los bebés pueden pasar la noche sin necesidad de alimentarse. Sin embargo, hay niños y niñas que todavía pueden necesitarlas, especialmente los que nacieron prematuros o están recuperándose de alguna dolencia.

Establece un horario. Observa a tu bebé para encontrar la rutina que sigue naturalmente con regularidad para comer, hacer pipí o caca o dormir, y empieza a crear un horario a partir de ahí. También es muy útil hacer a la misma hora las otras rutinas del bebé como por ejemplo bañarlo o salir a pasear. Esto le ayudará a saber qué es lo que puede esperar a medida que el día transcurra, y comportarse de acuerdo a ello.

Evita que la toma que le des de noche sea parte de la rutina para irse a la cama. Así el bebé no asociará dormir con comer. Si la toma ya es parte de su rutina de irse a dormir, dásela un poco antes (en lugar de justo antes de ponerlo a dormir) y sustitúyela por otras cosas, como un bañito relajante.

http://www.internationalnannies.fr

Cuando tu bebé se despierte por la noche, evita darle de comer para hacer que se vuelva a dormir. En vez de esto, puedes intentar calmarlo con tu voz y acariciándolo. Intenta no tomarlo en brazos si es posible; es importante ayudarle a que encuentre técnicas para calmarse a sí mismo, como usar un chupete o chuparse un dedo.

Deja un comentario