Evita la depresión post-parto

Muchas mujeres, después de dar a luz, experimentan cambios que hacen que estén deprimidas o alicaídas. Muchas sienten que ya no son dueñas de su vida y que viven por y para el bebé.

Es cierto que la presencia de la madre es fundamental durante los primeros meses, sobre todo si el bebé toma leche materna. Aún así, cada mujer debe encontrar tiempo para ella misma y la pareja debe colaborar y ayudarle en todo lo que pueda.

Para realizar esa actividad o tomar ese tiempo, la mujer no debe tener prisas ni agobios, puesto que si es así, acabará siendo una carga para ella o más estresante que relajante. Por eso debemos ponernos de acuerdo con nuestra pareja o con los y las familiares para que nos echen una mano.

Otra de las recomendaciones es delegar las tareas innecesarias. Por ejemplo, repartir las tareas de casa, la compra…El hecho de que la mujer esté en casa o no esté trabajando, no implica que tenga tiempo libre. Un bebé es un trabajo a tiempo completo.

Es importante también que la mujer se sienta bien por dentro y por fuera. Si le apetece, debería ir a la peluquería o a darse un masaje. Un bebé no implica dejar de hacer todas las cosas que se hacían anteriormente.

Queda con los y las amigas y retoma la vida social. Cuando el bebé es pequeño es más fácil llevarlo a todas partes y que se adapte a nuestro ritmo.

Por último, pero no por eso meno importante, hay que retomar la intimidad con la pareja. Se debe compartir y expresas lo que se siente con la llegada del niño o de la niña y convertir la experiencia en algo que les una todavía más.

Deja un comentario