Estudiantes motivados y motivadas

Un alumno o alumna motivado, convencido de que es capaz de llevar a cabo su tarea y capaz de controlar su propia conducta disfrutará del estudio y del ocio, se sentirá más satisfecho y evitará agobios innecesarios. Estará preparado, en definitiva, para afrontar con éxito el nuevo curso. Los padres y madres pueden contribuir a ello, no directamente, pero sí como modelos de comportamiento.

La motivación es la energía que nos mueve a la acción. Aplicada al estudio, la motivación es lo que hace que nuestros hijos e hijas quieran estudiar. Pero, ¿qué hace que unos estudiantes estén más motivados que otros? Fundamentalmente, las metas.

www.profeblog.es

La mayoría de ellos estudian por inercia y no se plantean siquiera la razón para ello. Cuando se les pregunta, suelen caer en respuestas estereotipadas que han oído a sus padres, madres o profesores, pero que no son fruto de una reflexión sincera. Para que la motivación del hijo o hija mejore, podemos utilizar algunas técnicas.

Por ejemplo, marcarse metas. Es importante que aprenda a hacerlo adecuadamente puesto que, si se marca objetivos inalcanzables, podrá tener repercusiones negativas para su autoestima, ya que se sentirá incapaz de lograrlos. De igual modo, si las metas son demasiado fáciles de alcanzar, no le servirán para aumentar su motivación.

También, enseñarle a anticipar las consecuencias positivas de su comportamiento. Otra técnica útil es la gestión en la administración de premios.

Por último, enviar mensajes positivos sobre su cambio de actitud son reforzadores sociales muy potentes.

Deja un comentario