Estrés y mamás

Al ser madres, trabajadoras, esposas, mujeres…siempre nos enfrentaremos al estrés de situaciones que rompan nuestra rutina.

Las mujeres que gestionamos un hogar nos vemos apoyadas por la existencia de rutinas. Son como pequeños salvavidas que nos permiten navegar por el caos de la vida cotidiana. Levantarnos a la misma hora, servir el desayuno para la familia, llevar a los niños a la escuela, ir al trabajo, volver a casa, cocinar, comer con la familia, etc.

En esa rutina, encontramos momentos para cumplir con otras partes del duro trabajo de ser una madre que a la vez sale de su hogar a trabajar, como ordenar la casa, o incluso, divertirnos un rato.

En este sentido, incluso unas vacaciones son algo que al romper la rutina, nos puede generar estrés. Una mudanza, o el pasar por un proceso de reformas integrales Barcelona económicas, cambiar de empleo o que los niños cambien de colegio. Todo ello son elementos estresantes.

¿Cómo controlar y combatir este estrés? Una buena idea es encontrar un espacio de al menos media hora al día para meditar. Para ello no requerimos una gran preparación, sino una práctica cotidiana. Por ejemplo, encerrarnos en nuestra habitación, poner algo de música que nos guste, sentarnos cómodamente y cerrar los ojos, intentando no pensar en nada concreto. Algo tan sencillo como esto puede traerle mucha paz a nuestros días cuando estemos enfrentando un proceso estresante, y también en la vida cotidiana.

Otra buena idea es tener una hora semanal para dedicarle a nuestros pasatiempos. Tener algo tan simple como salir a caminar una hora cada semana puede despejar nuestra mente, relajar nuestro cuerpo y ayudarnos a enfrentar el estrés cotidiano y el estrés particular de situaciones de cambio en nuestra vida. 

Deja un comentario