Espina Bífida

La espina bífida es una malformación congénita del tubo neural, que se caracteriza porque uno o varios arcos vertebrales posteriores no han fusionado correctamente durante la gestación y la médula espinal queda sin protección ósea.

La principal causa de la espina bífida es la deficiencia de ácido fólico en la madre durante los meses previos al embarazo y en las tres semanas siguientes, aunque existe un 5% de los casos cuya causa es desconocida.

También se piensa que la espina bífida tiene un componente hereditario, aunque lo que se heredaría sería la difícultad de la madre para procesar el ácido fólico.

 Básicamente existen dos tipos de espina bífida, la espina bífida oculta y la espina bífida abierta o quística.

 En la espina Bífida oculta aparece un pequeño defecto o abertura en una o más vértebras. Muchas personas con espina bífida oculta no saben que la tienen, o sus síntomas no aparecen hasta edades avanzadas. Estos síntomas pueden ser de tres tipos:
Neurológicos: debilidad en las extremidades inferiores, atrofia de una pierna o pie, escasa sensibilidad o alteración de los reflejos.
Genito-urinarios: incontinencia de orina o heces o retención de orina.
Ortopédicos: Deformidad de los pies o diferencias de tamaño.

La Espina bífida abierta o quística es la forma más grave. Esta lesión puede observarse como un bulto o quiste, en  la espalda. Existen diferentes tipos de esta dolencia, entre otros,  Meningocele y Lipomeningocele, son los más difundidos.

 

Deja un comentario