Escoge el mejor seguro de hogar

Cuando contratamos un seguro del hogar, este cubre los posibles daños que ocurran en una vivienda, por diferentes casusas. Ya puede ser incendios, granizo, tormentas eléctricas, huracanes, robos, actos vandálicos, rotura en las cañerías, o en los electrodomésticos, todo ello puede llegar a ser asegurable en las pólizas que contratemos, aunque dependerá del tipo de seguro. Así podemos asegurarnos que todas las cosas que tenemos en casa puedan estar protegidas. Y para cualquier madre, todo lo que tiene en su hogar, quiere protegerlo cómo si fuera único junto a su familia.

Es cierto que muchas veces, los propios bancos suelen obligar a contratar a los compradores un seguro de hogar para la hipoteca. Algunos te impondrán una compañía, pero si quieres siempre puedes cambiar la aseguradora cuando pase el año desde que contratamos ese seguro.

Son varios los tipos de pólizas que podemos encontrar en el mundo de los seguros y un una madre siempre querrá el mejor. Con mayores o menos diferencias, encontramos aseguradoras que ofrecen los distintos tipos como puede ser la póliza básica en la que nos cubre lo básico del hogar, es decir para los bienes que tengamos pero especificados, no todos. Es la forma más económica de tener un seguro.

Luego encontramos el seguro ampliado en el que entrará el seguro básico que amplía su cobertura y cubre los bienes muebles para los peligros que antes hemos mencionado. La póliza especial, cubre todos lo que pueda ocurrir salvo los que no están recogidos específicamente en la póliza, es lo que se conoce como póliza a todo riesgo.

La póliza de arrendador es si tienes un piso alquilado, y quieres ampliar la cobertura del seguro y cubrir todo tipo de riesgos dando además responsabilidad civil. Esto quiere decir que si por un casual tu casa quede inhabilitada el seguro que has contratado correría con los gatos del arreglo.

Existe también la póliza para dueño de condominios, es decir  es para aquellos en los que el edificio es de dos propietarios, cada uno de ellos puede cubrir una parte aun cuando uno de los propietarios no tenga seguro. Y otro de los seguros es el que se conoce como seguro o póliza para casas viejas. Tiene la cobertura del seguro ampliado aunque si existe un siniestro, la compañía aseguradora sólo pagaría la reparación.

Para elegir el tipo de seguro que necesitas, es algo que te llevará bastante tiempo, por lo que antes de contratar un seguro debes infórmate y preguntar sobre todas las posibilidades y características de este, de los precios, las tasas, lo que cubre o lo que no cubre. Hoy en día son muchas las empresas que te ofrecen seguros, por lo que las posibilidades de encontrar el seguro que deseas son mucho más fáciles.

Así que no contrates la primera opción que veas y asegúrate de que cuando contrates tu seguro, puedas estar tranquilo sabiendo que la prima que pagas mensualmente, trimestralmente o anualmente te da la garantía y la tranquilidad de que tu casa estará cubierta antes distintos peligros para ti como madre y para los tuyos.

Deja un comentario