Enuresis nocturna

Más de un 10% de niños mayores de 6 años se hacen pis en la cama. Hasta esa edad, entra dentro de lo común que los niños no controlen los esfínteres durante la noche, pero a partir de los 6 años, el niño o niña ha alcanzado la madurez fisiológica suficiente para poder controlarlo y los padres comienzan a verlo como un problema.

En primer lugar habría que someter al niño a un examen físico para descartar posible patologías, que se dan en un pequeño porcentaje de los casos. Una vez descartado, el médico analizara el tipo de enuresis para proponer un tratamiento farmacológico o no en función de la frecuencia de las micciones, la hora a la que se producen, si el niño se despierta o no, etc.

En caso de que no sea necesario un tratamiento farmacológico, hay opciones como levantar al niño frecuentemente, la alarma de enuresis que le despierta si moja la cama, el entrenamiento vesicular y la terapia, cuando tiene como origen un trastorno emocional (celos, separación de los padres…).

En muchos casos se trata de algo que han padecido el padre o la madre o algún tío o tía y en estas circunstancias hay un grado mayor de comprensión que puede resultar contraproducente cuando resulta en una falta de motivación de los padres para abordar el problema. A esto también contribuyen los pañales y similares existentes hoy en día que nos libran del engorro de lavar sábanas y hacen llevadera la enuresis hasta el punto de poder olvidarnos de ella.

Pero, como decía, esto es contraproducente, porque el problema existe y debe ser abordado, sin hacer grandes dramas, antes de que suponga una limitación para el niño una vez que comienzan a salir de campamentos o dormir en casa de algún familiar o amigo.

Deja un comentario