Enseñando la importancia de la higiene a los niños

Cuando les damos un baño a los chicos, simplemente les decimos que es para limpiarlos, por lo que ellos sólo sentirán la necesidad de lavar sus manos o alguna superficie si es que la ve cubierta por suciedad. Es necesario que sepan que la higiene va mucho más allá de lo que se ve.

Después de los dos años de edad, y cuando los niños comienzan a ir al baño solos, el habito de lavadoManos lavarse las manos luego de hacerlo debemos formarlo mediante el ejemplo. La existencia de los gérmenes y bacterias es un tema que se debe explicar, pero sin asustar a los chicos.

Lo mejor es hacerlo con ejemplos simples y usando términos que los niños pequeños entiendan. Las palabras enfermedad, suciedad o peligro pueden asustarles e incluso hacer que se obsesionen con lavarse constantemente. Lo ideal es mostrarles como nosotros lo hacemos y cuando.

Si vamos a cocinar, invitemos a los niños a ayudarnos, lavándonos juntos las manos primero. Lo mismo antes de comer, después de ir al baño, etc., de manera que lo tomen como un hábito. Cuando somos obsesivos con la higiene de los chicos, por ejemplo limpiándolos de inmediato si es que tocan algo de tierra o acarician al perro de la familia, logrará formar pequeño fóbicos a los gérmenes, viendo elementos peligrosos en cualquier lado. Lo mejor es decirles que después de un rato de juego afuera, es mejor lavarse las manos antes de pasar a la próxima actividad.

Poco a poco, los niños tomaran la costumbre de lavarse cuando es necesario, comprendiendo su importancia de manera sana, integrándola a su vida diaria, sin que sea un tema que les asuste o provoque ansiedades.

Imagen: Ozakidetza

Deja un comentario