Enfermedades exantemáticas

Son enfermedades típicas de la infancia, muy frecuentes, sobre todo, durante los primeros años de vida. Se llaman exantemáticas porque se manifiestan por medio de un exantema, es decir, una erupción en la piel constituida, según la enfermedad, por puntitos, manchas, ampollas o granitos.

www.nlm.nih.gov

Dentro del grupo de enfermedades exantemáticas se encuentran el sarampión, la varicela, la rubéola, la escarlatina, la quinta enfermedad y la sexta enfermedad. No son, por sí mismas, enfermedades peligrosas, pero pueden llegar a serlo debido a las complicaciones que pueden surgir, cuando la infección primaria se extiende a órganos delicados, como el cerebro.
Menos la escarlatina, todas ellas son de origen vírico, por lo que no deben tratarse con antibióticos. Sin embargo, muchas de ellas pueden prevenirse mediante las vacunas pertinentes. Veamos la quinta y la sexta enfermedad porque quizás son las menos conocidas.

La quinta enfermedad es más frecuente en verano y está provocada por el Parvovirus B19. La erupción aparece en el rostro y, después, en los brazos y muslos. Se produce a través de la saliva durante la semana que precede a la erupción, y el riesgo desaparece cuando surgen las vesículas. Se cura sola y proporciona inmunidad

La sexta enfermedad afecta niños y niñas antes de los dos años, provocando fiebre que puede elevarse por encima de los 39 grados. La causa es el virus Herpes VI, que con frecuencia es transmitido al pequeño por un adulto portador sano. Durante los seis primeros meses, el niño está protegido por los anticuerpos maternos. Suele desaparecer al cabo de un día.

Deja un comentario