Embarazos dobles. Todo por dos

A veces la primera ecografía del embarazo puede traer más de una sorpresa. Escuchar por primera vez el latido del corazón de tu bebé puede ser emocionante, pero escuchar dos corazones puede causar un poco de shock en un primer momento hasta que logramos asimilar que el cambio que esperábamos en nuestras vidas, será un reto doblemente desafiante.

 

Las cifras dicen que una de cada 80 embarazos resulta en el nacimiento de dos bebés. La cifra es más alta de los que comúnmente se piensa. Existen factores hereditarios que pueden predisponer al desarrollo de este tipo de embarazos, sólo desde la parte materna.  Es común el mito que este tipo de suelen producirse cada dos generaciones. Otros factores que pueden causarlos es la edad de la madre (primer embarazo sobre los 30 años), utilización de fármacos que ayuden a ovulación o embarazarse al mes siguiente de haber dejado las pastillas anticonceptivas, aunque la suerte también juega un rol más que preponderante.

 

Existen dos tipos de embarazos doble; los monocigóticos y los multicigóticos. Los primeros resultan en la división del ovulo fecundado en dos, con el resultado de dos embriones idénticos (gemelos).  Estos tendrán sexo, y características idénticas. El segundo se refiere dos óvulos independientes fecundados por dos espermatozoides distintos. El resultado sería dos bebés (mellizos) que compartirían las mismas características que cualquier tipo de hermanos. Pueden ser de distinto sexo.

 

Muchos vinculan un embarazo múltiple con la alta posibilidad de riesgos en la gestación. La verdad es que si bien el riesgo de complicaciones aumenta, estás no suelen ser de alta gravedad. La mayoría de los recién nacidos presentan un peso menor que un bebé de un embarazo normal, ya que el periodo de gestación suele extenderse sólo hasta las 37 semanas. Además aumentan las posibilidades de que la madre desarrolle una condición llamada preeclampasia (hipertensión). Ambas condiciones suelen solucionarse luego del parto. Ya que estos bebés aumentan de peso más rápidamente que los otros recién nacidos. Otra de las complicaciones es que aumenta la frecuencia del nacimiento vía cesárea, dada la posición en la que sitúan los bebés, recordemos que comparten un útero diseñado para un solo habitante.

 

Una vez nacidos se viene el verdadero desafío; alimentar, mudar, cuidar y mimar a dos, no es tarea fácil. Pero con la ayuda de los cercanos será posible entregar a estos pequeños todo el amor y cuidado que se merecen, permitiéndoles desarrollarse como los seres únicos e independientes  que son, cada cuál con su propia personalidad, gustos, cualidades y alegrías.

Deja un comentario