Embarazo y tabaquismo

Ultimamente he oído a unas cuantas embarazadas decir que no dejan de fumar porque el médico les ha dicho que es mayor el perjuicio que produce en el futuro bebé la ansiedad de dejarlo que el propio tabaco. He estado investigando en la red sobre este tema y parece ser que la ansiedad de la madre en el periodo que va de la semana 12 a la 22 influye en gran medida en el feto y puede producirle trastornos emocionales durante la infancia.

¿Pero hasta la semana 12? Hoy en día, la mayoría de los embarazos son planificados, por l que la futura madre tiene ocasión de dejar de fumar antes de quedarse embarazada. Lo ideal sería un año antes para que el cuerpo se vaya limpiando de los efectos del tabaco, pero no hace falta ir tan lejos. Basta con intentar dejarlo cuando se toma la determinación de quedarse embarazada. Por supuesto que es difícil dejar una adicción, pero estamos hablando de tener un bebé. Tomar una decisión así es suficientemente importante como para que nos motive a intentarlo y hoy en día existen terapias de todo tipo para ayudar a dejar el tabaco. Incluso en los ambulatorios, los médicos de cabecera pueden ayudarnos.

Si se trata de un embarazo no planificado, desde que nos enteramos, alrededor de la 8ª semana, hasta la 12ª tenemos 4 semanas para dejarlo o, al menos, ir disminuyendo la cantidad de cigarros. Para motivarnos, un dato: el tabaquismo materno origina un aumento de los abortos espontáneos, nacimientos prematuros y mayor número de complicaciones durante el embarazo y el parto.

Deja un comentario