Embarazada, no enferma

Cómo es normal, cuando una está embarazada el cuerpo sufre algunos cambios que pueden ser muy diferentes en cada una. Hay desde quien apenas nota nada en todo el embarazo hasta quien tiene mil síntomas. Pero al margen de estas molestias, grandes o pequeñas, algunas mujeres son las super-embarazadas y les encanta ser el centro de atención a costa del embarazo. La verdad es que yo he tenido mucha suerte porque he pasado unos embarazos muy buenos, pero también es cierto que no le he dado tanto bombo a la situación. Y cuando me dicen que una amiga no hace algo porque está embarazada me pregunto qué tendrá que ver. Porque hay cosas lógicas, como que no pueda ir a una cena porque está fatigada o a una discoteca…pero en un embarazo normal, sin riesgos, se puede hacer vida normal. Se puede hacer ejercicio moderado, se puede salir a comer fuera, se puede bailar, se puede conducir, se puede trabajar, se pueden tener relaciones sexuales… A lo mejor yo soy demasiado temeraria, pero seguí con el aeróbic, comí en restaurantes, me monté en las barracas, fui a una boda de noche estando de 8 meses y bailé, cargué pesos (el de un niño de 3 años), me subí a las banquetas…

En principio el cuerpo de la mujer está preparado para el embarazo, sólo hay que bajar un poco el ritmo, pero no hay porqué dejar de hacer todo. Me imagino que estas son las mujeres que una vez que dan a luz sólo van de casa al parque y del parque a casa, como si los niños fueran de porcelana.

Deja un comentario