El verano: una oportunidad para disfrutar el helado

Como mamás muchas veces nos toca negarnos cuando nuestros hijos nos piden con una mirada suplicante comerse un helado. Sin embargo, cuando las temperaturas estivales aumentan, es más difícil decirle que no a los pequeños, cuando nosotras mismas estamos deseando disfrutar un frío y sabroso postre congelado.

Hay muchas buenas razones para consumir helado, por ejemplo que una porción de helado puede incluir vitaminas A, B, C, D, E y hasta podemos encontrar vitamina K, misma que puede mejorar considerablemente nuestra coagulación sanguínea. ¿Increíble verdad?

Otra excelente razón para dejar a los pequeños comer un delicioso helado en verano, es sin duda la cantidad de energía que puede proporcionarles. En un agitado día de paseo, playa o piscina, el consumir un helado puede reponer energías y refrescar a pequeños y grandes. Un delicioso helado artesanal puede ser una forma diferente y revitalizante de finalizar un día de las vacaciones de verano.

20160804_135628

En general los helados pueden ser una fuente de otros nutrientes, por ejemplo el calcio, cuando están realizados con una base de productos lácteos. Si bien un sorbete de frutas apto para celíacos y personas alérgicas no incluye este micronutriente, en contraposición, puede incluir más vitaminas provenientes de la fruta fresca con la que ha sido realizado.

Hay dos maravillosos efectos positivos de disfrutar de una porción de helado: por un lado, es casi imposible estar triste o enojado mientras comemos helado. Nos pone de buen humor y disfrutado en familia puede constituirse en un hermoso momento de convivencia y sonrisas compartidas. Además, para los niños, su contenido calórico y en azúcar puede desencadenar el pensamiento creativo y a resolver mejor los problemas que se les pueden presentar al jugar. Bastante bueno, ¿no es así?

Y en realidad, no necesitamos muchos pretextos para poder refrescarnos de una forma deliciosa, agradable e inclusive exótica con un helado o un buen sorbete. Así que no dejemos que termine la temporada y aprovechemos para ser un poco permisivas e indulgentes con nuestros pequeños y acompañémoslos a degustar un sabrosísimo helado.

Deja un comentario