El sueño del bebé

Cuando el bebé nace, algunos padres se deprimen un poco porque el bebé se pasa casi todo el día durmiendo y, cuando no lo hace, es porque tiene hambre, frío, o necesita que le cambien el pañal. Esto no siempre ocurre pero, por general, y en teoría, eso es lo que debería ocurrir, luego tenemos casos en los que los niños son muy llorones y no duermen (y nosotros tampoco) o casos en los que duermen más de la cuenta y a veces hay que despertarlos hasta para comer.

A las 3 semanas del nacimiento, los niños suelen permanecer despiertos mientras se está tomando el pecho (o biberón si no hemos podido darle la leche materna); también está despierto cuando se le cambian los pañales o se juega con él (un término medio de 2 horas). Por las noches también suele aguantar más entre toma y toma (salvo que nos haya salido de antemano dormilón y no quiera tomar el pecho por la noche).

Poco a poco esas horas se van reduciendo las horas de sueño y a los 4 meses ya sólo necesitan dormir, como término medio, unas 16 horas al día, en intervalos de 4 a 6 horas. Al año duermen una media de 14 horas (distribuidas entre las 12 horas de noche y 2 horas más durante el día) que serán 12 a los 4 años.

Ya a partir de los 4 años no suelen dormir durante el día.

Como os digo, es por normal general pero ya sabemos, quienes tienen más niños o han tratado con niños, que cada uno es diferente, un mundo distinto en un cuerpo tan pequeño.

Deja un comentario