El respeto de los hijos no se impone, se gana

Los hijos respetan a sus padres, al menos eso se cree hace siglos, pero en muchos casos en vez de respeto, los niños sienten miedo hacia sus progenitores, un sentimiento bastante diferente al respeto y que puede complicarles durante su crecimiento y cuando ellos formen su propia familia.

El respeto de los chicos hay que ganárselo, y ello no se hace a través de reglas firmes y castigos, sino que partiendo de la base de que si les respetamos a ellos, nuestros hijos harán lo mismo de vuelta.

respeto Muchas de nosotras fuimos criadas en familias donde lo que imponía el padre era ley, y las opiniones de los hijos no sólo no eran escuchadas, sino que el expresarlas constituía un acto de indisciplina. Pero, cómo es posible trazar límites en una familia, cuando los principales involucrados no pueden exponer sus preocupaciones o necesidades.

Si escuchamos a nuestros hijos, no sólo notaremos que tienen cosas importantes e interesantes que decirnos, sino que también vamos a lograr que se sientan valorados y respetados en sus opiniones, pasando a considerar a sus padres como personas a las que no sólo obedecen, sino que respetan y admiran.

Educar con terror no es efectivo y sólo logra rebeldía. El hacerlo con la conciencia de que estamos formando a seres que piensan y sienten, nos hará ampliar los puntos de vista que tenemos acerca de la educación de los hijos.

Si nuestro niño siente aprensiones ante alguna situación, se siente preocupado por cosas que pasan en su medio, o simplemente necesita hablar de sus problemas, unos padres que le escuchen darán la clave para que pueda vencer sus miedos o dificultades, adaptando de paso nuestro accionar a las necesidades reales de nuestro pequeño.

Un niño que se siente importante, verá lo que sus padres quieren para el como metas importantes, ya que vienen de parte de personas en las que confía y respeta, creciendo en un ambiente cariñoso y abierto, que además lo ayudará a formarse en su futuro rol como padre o madre.

Imagen: La Tarde

Deja un comentario