El proceso de socialización

Desde el momento mismo del parto, tu bebé comienza a relacionarse con los demás. Su habilidad para socializar estará muy limitada durante el primer año ya que casi todos sus esfuerzos se enfocan todavía en descubrir qué es capaz de hacer por sí solo, como coger y levantar objetos, caminar y otras destrezas.

Hacia el final del primer año, es posible que el bebé se muestre un poco antisocial: llora si lo dejas un momento o se muestra nervioso si lo pones en los brazos de alguien que no seas tú o tu pareja. Muchos niños pasan por lo que se denomina ansiedad con los extraños, que suele tener su punto culminante entre los 10 y los 18 meses. En este periodo el niño te prefiere a ti por encima de todos los demás y se pondrá muy nervioso si no estás cerca. Algunas veces sólo se calmará con tu presencia.

Es a partir de los 2 años aproximadamente cuando tu bebé empezará a jugar con otros niños. Como con cualquier habilidad, su capacidad de socialización pasará por fases de prueba, cometerá errores y aprenderá de ellos. Al principio, no querrá compartir sus juguetes pero a medida que aprende a sentir empatía hacia los demás pasará a ser un mejor compañero de juegos. Para los 3 años tendrá la capacidad necesaria para hacer amigos.

Deja un comentario