El periodo embrionario

Una vez que las mujeres han sido fecundadas se inicia un proceso para que el que se formará la nueva vida. Es a partir de la tercera semana cuando el embrión estará formado por tres capas de células que serán las que creen los distintos órganos y tejidos necesarios para el bebé. También en esta etapa es cuando el embrión tiene un corazón así como un sistema de circulación que nutre a todo su pequeño organismo.

Cuando pasamos a las 4 semanas el embrión tiene forma cilíndrica y suele estar curvado. Es cuando, en las ecografías, podemos apreciar los bracitos y las piernecitas, como si fueran montañitas chiquitas pero que nos dicen que eso serán los brazos y piernas de nuestro hijo.
 
De esa semana a la quinta lo que suele desarrollarse más es la cabeza para desarrollar el cerebro lo más rápidamente posible (de ahí que, cuando se empezaron a conocer las ecografías, se dijera que el niño iba a ser cabezón).
 
Durante la séptima semana los brazos han crecido un poco más y ya se empiezan a definir los dedos de las manos y a empezar los de los pies. En esa semana la talla media de los embriones suele ser de unos 30mm (ya véis lo pequeños que pueden ser).
 
Por último, dentro del periodo embrionario, que va de la tercera semana a la octava semana, nos faltaría saber qué ocurre en la octava semana en la que el feto ya tiene los párpados de los ojos y el sexo ya comienza a hacerse latente aunque a veces no está aún definido (salvo que sea muy visible y no haya error a dudas).

Deja un comentario