El padre durante el embarazo

Estar embarazada implica muchos cambios en la mujer, no solo a nivel físico, sino también a nivel psicológico. La mujer suele tornarse más sensible, su humor también se altera pero a diferencia de los papás ellas sienten cada uno de los cambios que traerá como resultado ese esperado bebé.

Si para la mujer es a veces difícil de entender esta situación para el padre lo es aun más. Él no es casi protagonista, no siente el crecimiento del bebé, no siente esos cambios de los que hablamos y solo le queda esperar el nacimiento para ver, tocar, sentir.

Hoy en día gracias a las tecnologías pueden ver un poco más en las ecografías, por eso es muy importante, en la medida que se pueda, que el padre asista a las consultas o incluso a las clases de preparto. Que se sienta más implicado, que las decisiones se tomen en forma conjunta lo harán sentir mejor.

El diálogo entre la pareja es fundamental, compartir los sentimientos será la mejor forma de hacer conjunta la paternidad.

Al momento del parto también es importante que asistan, si se puede claro, y que participe en cambiar pañales, hacer dormir al pequeño. Cada padre tiene un ritmo de adaptación distinta, obligarles a hacer las cosas no ayudará, dejarles que a su forma se hagan cargo de la situación será lo mejor.

Deja un comentario