El mejor mobiliario para la lactancia materna

Hay muchísimos elementos que juegan en una lactancia exitosa. El primero de ellos es sin duda una elección libre e informada. Una futura mamá tiene el derecho a informarse plenamente de los beneficios y ventajas tanto para ella como para su bebé de una lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé, así como de las posibles complicaciones que pueden presentarse.

No es con el objetivo de forzar a una mamá a elegir la lactancia materna, es simplemente ofrecerle toda la información actualizada disponible para que su elección de proceder o no con la lactancia sea libre, informada y bien reflexionada.

Una vez pasado este momento, un segundo elemento que una mamá necesita para poder llevar adelante una lactancia exitosa es un acompañamiento adecuado. Uno que apoye, ayude y oriente, que no juzgue ni limite. En ocasiones, este acompañamiento simplemente no puede provenir de médicos y enfermeras, por lo que no queda mal asistir a grupos de asesoría de lactancia. Un complemento perfecto y necesario a este acompañamiento es el apoyo y soporte continuo de la pareja.

Pero no todos los elementos precisos para llevar a cabo una lactancia exitosa provienen de otras personas, hay elementos prácticos y tangibles que también resultan increíblemente positivos en la ruta hacia una lactancia placentera tanto para el bebé como para la mamá. Y sin duda alguna tener un elemento de mobiliario adecuado, es una parte esencial de la construcción de un entorno amigable a la lactancia.

¿Cómo es una pieza de mobiliario perfecta para disfrutar de los momentos en que el bebé está al pecho sin dolor de espalda y con la mayor tranquilidad posible? Una tradicional silla mecedora puede resultar ideal. La posibilidad de balancearnos delicadamente mientras el bebé se alimenta ayuda a potenciar el efecto tranquilizante de la hormona oxitocina tanto en la mamá como en el bebé, con lo que los dos se sentirán relajados, proclives al descanso y en un estado de felicidad y paz.

Si no nos sentimos cómodas con este movimiento de balance continuo, otra opción perfecta son los sillones relax. Este tipo de sillones individuales tienen apoyabrazos cómodos y que se complementan de forma fluida con un buen cojín de soporte para la lactancia para una postura ergonómica confortable por largos periodos de tiempo. Además, al ser este tipo de sillones un elemento dinámico (son reclinables y cuentan con apoyapiés movibles y ajustables), se adaptan a distintas necesidades conforme el bebé va creciendo.

El elegir la pieza de mobiliario perfecta para la lactancia también depende de una buena información previa al nacimiento del bebé, así que no dudes en leer bastante al respecto para poder seleccionar el ítem ideal para ti misma y tus necesidades.

Deja un comentario