El masaje en los bebés

A la hora de dar un masaje, debemos de tener en cuenta una serie de pautas como son:

- Planificar el masaje y realizarlo durante un tiempo no superior a 45 minutos. Se supone que con el masaje debemos de generar una sensación de bienestar y relajación.

- Es necesario tener en cuenta tanto el estado de ánimo de la persona que dé el masaje como el del niño. Nunca se debe forzar el masaje ni intentar que dure lo menos posible, si ese es el caso es mejor no dar el masaje ya que no conseguiremos el fin último que es crear bienestar y relajación.

- La duración del masaje aumentará conforme aumente la edad del niño aunque el hecho de los 45 minutos no tiene por qué cumplirse, es decir, no hay que masajear a un niño durante 45 minutos sin con 20 ya lo hemos hecho.

- Hay que buscar un lugar con una temperatura ambiente estable y cálida, ya que el bebé estará desnudo, sin pañal, cómodo, para que el masaje sea lo mas beneficioso posible. Aquí quizás podemos tener accidentes porque con la relajación que podemos conseguir puede que se nos haga "pipí" encima. El lugar donde se realice el masaje no tendrá ruidos, sí una luz adecuada y, si es posible, pondremos música tranquila y impregnaremos el ambiente con un olor agradable.

- Debemos emplear un aceite de origen vegetal para realizar el masaje salvo que el bebé o niño sea alérgico por lo que tendremos que tener cuidado. El masaje se hará sólo con las manos.

- Se puede terminar el masaje con un baño ya que eso generará una relajación y eliminación de tensiones aún mayor.

Deja un comentario