El último año del secundario

Después de once años en que vimos como nuestros chicos iban aprendiendo a leer, escribir, y explorar el mundo de los conocimientos mientras crecían, formando su personalidad, llega la hora del último curso de secundaria, año llenó de dudas y decisiones difíciles.estudiante

Los adolescentes llegan al último curso de escuela con miedos y aprensiones, ya que poco a poco ven que ese nido que les cobijó mientras crecían, ya no lo hará más, enfrentándose por primera vez a una decisión que marcará sus futuros, lo que produce mucha ansiedad. No es coincidencia que durante ese año se multipliquen los casos de depresión y angustia sobretodo en los jóvenes sobre los que se tiene una fuerte presión, y de los que se espera mucho.

Los padres tenemos un rol fundamental acompañando a nuestros hijos en el camino a recorrer durante estos diez meses, alentándoles a enfrentar sus miedos, presentándoles opciones, e invitándoles a explorar sus intereses.

Lo importante es no imponerles nuestros deseos. Por más que queramos que nuestro hijo estudie leyes, la decisión final está en él. Es bueno sentarse con los adolescentes a discutir sus gustos y como podrían llevarlos a un futuro académico o laboral.

Una buena idea es que conozcan diferentes tipos de trabajos, visitando a alguien que trabaje en distintas áreas, a la vez que exploran los campus de diferentes universidades y centros de formación superior.

Trabajando en equipo, podremos sacar lo mejor del último año de escuela, estando preparados para ver como nuestros hijos abren las alas y por primera vez vuelan en busca de lo quieren para su futuro.

Imagen: Yo Crezco

Deja un comentario