El fomento de la lectura con Harry Potter

Que Harry Potter ha significado un cambio en los niños no hay que negarlo. La saga de Harry Potter ha logrado que los niños se interesen por la lectura y quieran leer los libros para saber qué le va a pasar a Harry, un niño huérfano que resulta ser un mago, y no uno cualquiera, sino un mago tan poderoso que, siendo un bebé, logró derrotar a "El Que No Debe Ser Nombrado". Aunque ese interés disminuyó un poco en el momento en que empezaron a rodar las películas y los niños preferían "ver" la vida de Harry que "leerla", la venta de libros ha ido en aumento desde que empezó a ser conocida y no hay niño que no sepa la historia de Harry Potter.

Los libros de Harry Potter ya son libros de obligada lectura en muchos de los colegios, a mi parecer un acierto si tenemos en cuenta que leer los libros clásicos no estaba fomentando la lectura entre los niños y, al parecer, los libros más modernos (de los que hay muchísimos) pueden paliar esa necesidad de que nuestros hijos lean.

La saga de libros de Harry no sólo aumentan la imaginación de los niños sino que les muestran una serie de valores como son la amistad, la gratitud, el no calificar a las personas sólo por su clase, sino por ser como son, el compañerismo, la verdad,…

Y no sólo Harry Potter puede ayudar a nuestros hijos a que lean, hay muchos libros dignos de ser leídos que pueden gustarles más a los niños, e incluso ayudarles a que ellos mismos se creen sus propios cuentos e historias.

Una de las desventajas que le veo a la saga de Harry Potter es el hecho de "centrar" a los niños en una historia y después es muy complicado encontrar otro libro que les llame tanto la atención como los de Harry Potter y no sólo eso, sino que incluso empiezan a comparar un libro con otro, algo bueno porque desarrollan su capacidad de análisis, pero para los padres nos lo ponen más difícil para encontrar otro libro que quieran leer.

Deja un comentario