El embarazo de un hombre

De todas es sabido que, quien o quien menos ha tenido, bien por propia experiencia o bien por conocimiento a través de una amiga, que su marido o el amigo de su amiga, o un hombre en concreto, ha pasado por las mismas, digamos etapas, de embarazo que una mujer.

Han empezado con mareos, naúseas matutinas, han sentido que la tripa se les hinchaba, incluso algunos dicen que su tripa se movía o le daba golpes de vez en cuando.

Todo eso es normal, más aún cuando la pareja es primeriza; y no es que el hombre trate de imitarnos para que obsevemos nuestros comportamientos (ojo, que también los hay de ese tipo) sino porque, están tan ansiosos de que nazca su hijo, que quieren compartir de alguna forma el nacimiento del mismo, aunque eso signifique tener un embarazo psicológico.

En concreto, esos síntomas reciben un nombre determinado, "Síndrome de la Covada" que  viene de la palabra francesa ‘Couver’, que significa incubar.

No es un síndrome extraño ni raro, muchos hombres pasan por él en alguna etapa de la vida (aunque lo escondan). Según las estadísticas, entre el 11 y el 65% de los hombres presentan síntomas que son debidos a un embarazo. Y estos síntomas suelen estar más enfocados en el primer y último trimestre del embarazo; el primero porque es donde hay que tener especial cuidado por riesgo de aborto, y el último trimestre porque es cuando, tanto hombres como mujeres, están deseando que el parto se realice para ver a su bebé y saber qué tan guapo va a ser.

Así que, ya sabéis, si estáis embarazadas y vuestro marido empieza a comportarse de forma rara, o bien le pasa algo, o también está embarazado, aunque sea de mentira, pero para él hay un embarazo por delante y a veces es divertido ver cómo un hombre puede llegar a sufrir, tanto o más, que una mujer embarazada.

Deja un comentario